ENTREVISTA A GABRIEL PICART - MADUREZ Y SUPERIORIDAD PICTÓRICA

Publicado el 28/07/2015

 

GABRIEL PICART

Gabriel Picart

 

Pintor artístico de Barcelona reconocido mundialmente por sus laboriosas y hermosísimas obras pictóricas que deslumbran en las galerías por su extremo realismo, captando a la perfección la luz y cada detalle de la figura. Galerías de todos los Estados Unidos solicitan representar sus pinturas. Sus creaciones han merecido un especial interés por parte de importantes críticos y

coleccionistas, y se hallan en exposición permanente en algunas de las galerías más importantes de los Estados Unidos, donde cuelgan al lado de gigantes del pincel como Chagall, Miró, Dalí y Picasso, y de primeras figuras de la pintura actual. En Anderson Galleries en particular, sus obras han sido expuestas al lado de las de Bouguereau, uno de los grandes héroes pictóricos de Gabriel. Esto es un tributo a su excepcional talento.

El prestigioso editor de arte Fingerhut Group Publishing, de California, ha publicado ediciones limitadas de sus pinturas, popularizándolas entre un sector mucho más amplio de coleccionistas.

Hoy tenemos el privilegio de entrevistarlo.

 

Hola Gabriel: 

¿Cómo fueron tus comienzos?

Siendo un adolescente apasionado por el dibujo y los comics, tuve la buena suerte de conocer al ilustrador Enric Torres, quien me invitó a visitar su estudio, cosa que hice con frecuencia para verlo trabajar y aprender. No pasó mucho tiempo sin que me encontrara yo también pintando en aquel piso de la calle Valencia de Barcelona, junto con Pepe González, con quién Enric compartió su estudio durante algún tiempo. Fue en aquellos años cuando empecé a colaborar con la agencia Norma, trabajando para publicaciones de diversos países europeos, especialmente de Holanda, Alemania y los Países Escandinavos. Poco después, tras viajar a Estados Unidos con Enric y el otro gran maestro de la ilustración, Manuel Pérez “Sanjulián”, empecé a colaborar con la agencia S.I. International de Nueva York. Durante una década realicé ilustraciones para las agencias de publicidad y editoriales más importantes de Estados Unidos y Canadá.

 

¿Qué supone en tu carrera el haber compartido estudio con dos grandes de la ilustración como son Enric Torres y Pepe González?

Tuve el privilegio de aprender mi oficio a la manera de los ateliers académicos realistas parisinos de finales del Siglo XIX, pero en lugar de un sólo maestro para una docena de alumnos, en mi caso fueron dos grandes maestros para un solo discípulo. Enric Torres es un ilustrador con grandes fundamentos pictóricos; de hecho es también un gran pintor artístico. Y Pepe González es el mejor dibujante que he conocido jamás, un auténtico mito en la actualidad.

 

Nos consta que tu familia realizaba las tareas de conserjería del Park Güell de Barcelona, obra del famoso arquitecto Antonio Gaudí ¿Cómo influye el haberte criado en este maravilloso paraje?

Mi infancia y adolescencia en el Park Güell fueron otro enorme privilegio, increíble visto desde la perspectiva actual. Aunque nací en una Barcelona gris, mi infancia se desarrolló en un oasis de color y fantasía. Yo crecí en el pabellón portería, el edificio que Gaudí había diseñado para emular la casa de la bruja del popular cuento de Hansel y Gretel, y el Park Güell era el patio donde jugaba. Pero es que además de la propia arquitectura del parque, sus formas delirantes llenas de poesía y color, todo lo que acontecía en aquel pequeño mundo era felliniano. A pesar de que en la actualidad es uno de los monumentos más visitados de Europa, en aquella época había mucha gente en Barcelona que ignoraba su existencia. La vegetación era exuberante y un tanto descuidada, cubriendo incluso partes ornamentales. Recuerdo la banda de música de la Guardia Civil que desfilaba ensayando numerosas mañanas. O los numerosos rodajes que llenaban el parque de soldados romanos o mafiosos chinos. ¡Aún recuerdo a Fu Manchú paseándose por la casa de mi abuela! Pero no tan sólo me crié en el Park Güell, sino que además mi primer estudio fue el mismo lugar donde Antoni Gaudí tuvo el suyo durante las obras del parque: la habitación que ocupa toda la parte superior del pabellón oficina, el de la torre con la cruz de cuatro brazos. Creo que Ruiz Zafón dijo una vez que en Barcelona los edificios poseen a las personas, y en mi caso he tenido toda la vida un extraño nexo con el Park Güell que sin duda ha repercutido en mi forma de ser y ver las cosas.

 

Gabriel Picart

 

¿Qué te impulsó a de dejar una carrera prometedora como ilustrador para convertirte en pintor artístico?

La ilustración es una forma perfectamente válida de expresión artística, y muy exigente además. Michelangelo y Fra Angélico crearon pinturas de temática religiosa por encargo de ricos mecenas o de la Iglesia, al igual que el ilustrador realiza sus trabajos por encargo de la editorial o la agencia de publicidad. Pero creo que los artistas deben aspirar a la máxima libertad creativa, y eso es muy difícil de lograr en el ámbito de la pintura comercial.

 

Háblanos sobre tu método de trabajo.

A veces pinto sobre tela, pero me gusta más hacerlo sobre panel. El uso de la madera cómo soporte tiene una muy antigua y venerable tradición, y entre otras virtudes, siempre permanece plano y rígido, en oposición al soporte tela, el cual debe ser tensado regularmente. Sobre el soporte, generalmente aplico una capa de color neutro, a menudo un gris cálido intermedio, aunque esto puede variar en función del resultado final que deseo, llegando incluso a aplicar colores muy intensos. Después de esbozar la composición, procedo a dibujar la figura, bodegón o paisaje a pintar. Y a pesar de que con posterioridad los óleos habrán de cubrirlo todo, dibujo sin escatimar detalle. Lejos de ser un trabajo en vano, es el auténtico ‘esqueleto’ que sustenta toda la obra, el cual me permite centrarme en el color en los pasos siguientes. Las dos cualidades más importantes de los óleos son su brillo y su transparencia. Las ilusiones de profundidad y de luz se obtienen con la técnica de aplicar delgadas capas de pintura al óleo transparentes. Yo utilizo esta técnica, aunque no la aplico de la misma manera en todos los elementos pictóricos que componen la obra. La mayor cantidad de veladuras las aplico en las figuras, principalmente en las zonas de piel. Y en otros, donde incluso llego a utilizar la espátula para aplicar impastos, las utilizo en mucha menor medida.

 

¿Cuál es la fase del proceso de creación que más disfrutas?

En realidad, cuando más disfruto es en la contemplación de la obra ya terminada. Y más aún, cuando ha transcurrido cierto tiempo desde su finalización, lo que me permite ver la pintura con ojos más cercanos a los de cualquier espectador, que a los del autor de la obra que soy. Me temo que como autor soy demasiado autocrítico para disfrutar al máximo.

 

Gabriel Picart

 

En tu obra predomina la figura humana ¿qué ves en ella?

El ser humano es el elemento principal de nuestro paisaje visual y emocional; es por ello que ocupa un lugar preeminente en la historia del arte desde que alguien dibujó una escena de caza en una caverna. Pero además, la representación de la figura humana es la cima del medio pictórico y una obligación para todo pintor dispuesto a enfrentarse con la máxima dificultad, a enfrentarse a los retos que la figura humana plantea.

 

¿Qué llama enciende tu fuente de inspiración?

La llama que enciende mi inspiración siempre es una visión, la visión de una obra terminada antes de empezar. Una especie de déjà vu invertido, donde siento intensamente que el cuadro ya existe y es real, aunque en el futuro.

 

Pregunta casi obligada en nuestra publicación ¿De qué te nutres?

Intento nutrirme de todo aquello que me hace crecer interiormente: de conocimientos, de objetividad, de empatía, de espiritualidad, de belleza… y también de afectos recíprocos, de los cuales nadie puede prescindir.

 

Momento/s que marcan un antes y un después en tu carrera profesional, si los hay.

En mi caso, más que un antes y un después, existen aquellos hechos puntuales que unidos van conformando el perfil de mi carrera. Mi primer viaje a Nueva York en el 85, con el que empecé a trabajar para el mercado USA. Mis primeras Exposiciones pictóricas en Arizona y Nueva York en el 96. El artículo en la prestigiosa revista australiana International Artist en su edición de Agosto 2004, primer artista español en aparecer en sus páginas. El inicio de mi colaboración con Fingerhut Galleries en 2005, y que supuso una serie de exhibiciones individuales a lo largo de la costa de California durante años. La invitación en 2012 a participar en la Art Revolution Taipei, donde compartí la exclusiva sección dedicada a los grandes maestros internacionales con el pintor francés Philippe Pasqua, lo que me abrió las puertas al mercado asiático, y también a su fascinante cultura; desde entonces cada año he vuelto a Asia. O más recientemente, el honor de ser el artista invitado en la sección de arte y diseño de la revista Gulf Connoisseur de Dubai, la revista de lujo más importante de la región del Golfo, en su edición de octubre-noviembre de 2013.

 

¿A quién admiras?

Admiro a muchos artistas, algunos por su técnica y talento como Velázquez, Bougeureau o Sargent. Y a otros por su gran amor por la pintura, como Frida Kahlo. Pero a quienes más admiro, dentro y fuera de la pintura, son los grandes sabios multidisciplinares. Y en el mundo del arte su máximo exponente es Leonardo: pintor, anatomista, arquitecto, científico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta, urbanista... Al contrario de lo que dice un refrán que me repele muy especialmente, “aprendiz de mucho, maestro de nada”, el saber se retroalimenta. En la actualidad nos faltan sabios y nos sobran especialistas.

 

Gabriel Picart

 

Te gusta rodearte de…

De buenas vibraciones, de buena gente. Los males del mundo tienen su origen en la Patocracia que sufrimos, de la minoría de psicópatas que hay en la cima de la pirámide, y hay que compensar.

 

En tus obras nunca falta …

Intento que nunca falte exigencia y amor en su ejecución. Si falla alguna de las dos, con toda probabilidad será un fracaso, al menos para mí.

 

¿ Hay alguna obra de la que no te has podido desprender?

Más de una, en especial un retrato de mi hija Allegra con traje de bailarina a los doce años, que no vendería por nada. Casualmente, ahora estoy terminando una pintura de Frida Kahlo que me parece será otra de ellas.

 

¿Qué se necesita para alcanzar la excelencia?

La primera condición es buscar la perfección, aun siendo esta inalcanzable, porque es en el intento cuando quizás alcancemos la excelencia. La segunda condición sine qua non es la humildad, la cual nos permite ser conscientes de lo mucho que nos queda por aprender.

 

Para las personas que empiezan y quieren dedicarse profesionalmente a la pintura ¿que les puedes sugerir que les pueda ayudar?

La competencia en el mundo del arte de hoy es global, y todas las herramientas para competir en él les serán necesarias. Les diría que estudien tanto como puedan. Por fortuna hoy en día existen academias que vuelven a enseñar con métodos de la tradición clásico-realista, originada en el Renacimiento. También que observen y estudien las obras de los grandes maestros directamente en los museos. Y que se interesen por las nuevas tecnologías digitales que guardan relación con el arte, hay ahí un mundo por explorar y beneficiarse de él. Pero sobre todo les diría que mantengan un criterio y personalidad propios.

 

Felicidades por tu extraordinaria obra. Gracias Gabriel desde nuestra publicación deseamos sigas cosechando numerosos éxitos.

 

Gabriel Picart
Gabriel Picart
Gabriel Picart
Gabriel Picart
Gabriel Picart
Gabriel Picart
Gabriel Picart
Gabriel Picart
Gabriel Picart